Relajación para niños – creando hábitos para el futuro

Ejercicios de relajación para niños

Que un niño se relaje es algo totalmente fundamental para su pleno desarrollo. Es cierto, que puede suponer un gran trabajo, todo depende de la personalidad del pequeño, pero usando las técnicas adecuadas será posible llevar a cabo estos ejercicios de relajación y conseguir buenos resultados. Los padres son los responsables de que se lleve a cabo, y deben prestar mucha atención a ello.

Hay que tener en cuenta que no es recomendable aplicar estos ejercicios de relajación en niños menos de 2 años y medio, pues antes de esta edad, los niños no suelen tener capacidad de comunicarse de forma verbal. A pesar de que no podamos realizar unos ejercicios claros para estos pequeños, sí que es posible utilizar otras técnicas como hablarle o cantarle de forma tranquila y suave.

Ejercicios de relajación para niños hasta 5 años

Hasta esta edad no es posible hablar de ejercicios de relajación en sí, sino que hablaremos de juegos de relajación. La mejor forma de realizar estas técnicas con un niño pequeño es antes de ir a la cama, en un entorno tranquilo, con la lectura de un cuento sencillo, que haga captar la atención del pequeño y que haga que el estado de excitación de todo el día desaparezca para que duerma con tranquilidad.

Una opción estupenda es hacer al niño partícipe del cuento, y el personaje que interpreta al finalizar la historia se irá a su casa a dormir.

En días demasiado agitados, además del cuento podemos acompañarlo con ejercicios de respiración. Para que el niño los entienda podemos decirle que se imagine inflando un globo de forma lenta, de esta manera realizará respiración largas y pausadas.

Ejercicios de relajación para niños de 7 a 9 años

nina relajandose

A esta edad debemos dejar los cuentos de lado para fomentar que el niño comprenda que hay situaciones en las que está más tenso y debe relajarse. Pregúntale como se encuentra cuando está enfadado, o va a hacer una actividad nueva… y  a que se dé cuenta de que en estos momentos se le tensan los músculos y tiene la respiración más agitada.

Una vez que lo comprenda, debemos hacerle entender que esas situaciones debe controlarlas, enseñándolo que respire profundamente notando como ese aire llega hasta sus pulmones.

A partir de esta edad, los niños ya interiorizan la relajación y la aplicarán a sus momentos de la vida, de esta manera hemos creado un hábito que será perfecto para aplicar en distintas situaciones en los que los ejercicios de relajación tienen gran importancia.

  • Compartir
  • Suscribirse
  • Tweet

    ¿Aún no está suscrito al blog?

    Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

    Clic para cancelar respuesta.

    ESCRIBE UN COMENTARIO